El poder de una decisión

El poder de una decisión

Tenía 12 años cuando decidí que sabía dibujar, mi primera obra fue una palmera,  una, dos, tres, cuatro veces…  Le iba preguntando a mi padre para constatar mi progreso, el tronco se me resistía. Recuerdo perfectamente que fue eso, una decisión.
A partir de ahí, cambió mi manera de mirar,  buscaba plasmar lo que veía y que la imagen dibujada fuera reconocible.  Recuerdo  los dibujos del riñón,  del corazón… de la clase de ciencias naturales, recuerdo que la profesora me pidió, al poco tiempo, que los dibujara en la pizarra para sus explicaciones.

Con la experiencia  ya no busco que mis dibujos se parezcan a nada, mi manera de mirar sigue relacionando proporciones pero antes de que el cerebro ordene el movimiento a la mano, toda la información absorbida se filtra por el corazón, así cada dibujo es un poquito de mí.

Tú, que estás leyendo, podrás pensar que no sabes dibujar, ja ja ja, yo tampoco sabía, sin embargo decidí que sí.  Una declaración más fuerte que decidir querer hacer algo es decidir que ya lo sabes hacer, es más, que ya te has convertido en esa persona que hace… lo que sea.

¿Sigues sin creértelo?  Cierra los ojos e imagina que estás tomando un mojito en una hamaca entre dos palmeras de una playa del Caribe, calorcito, solete … ¡eh, vuelve! El subconsciente, que funciona con imágenes, no sabe si realmente has estado allí o no.  Por cierto, tu repentino viaje al Caribe se llama visualización.

Tomar una decisión supone generar pensamientos dirigidos,  crear foco. No es posible estar enfocado en algo de lo que no hayamos creado una imagen subconsciente, esta constituye un faro en el camino, nos movemos hacia ella porque el subconsciente cree que es real.

Gracias al poder de nuestra imaginación, el tenista puede visualizar un saque, el cirujano una intervención complicada, la escritora y la pintora pueden terminar sus obras porque ya las han visto terminadas en su imaginación, el corredor se imagina cruzando la meta.  Si existe en nuestra imaginación  es porque disponemos de todos los recursos necesarios para hacerlo realidad,  probablemente haya que  quitar capas para rescatarlos.   “Eso no es para mí,  no puedo, yo no valgo para eso, para eso se nace, la música hay que aprenderla de pequeño, va a salir bien, me merezco el trabajo, ”… ¿te suenan de algo estas expresiones?  Son creencias, y no es que las tengamos, nos tienen, las vivimos como certezas absolutas. Unas vienen de casa, otras de la sociedad, otras las generamos por nuestra experiencia, la buena noticia es que el sistema de creencias es diseñable. Eso significa que nuestra vida también es diseñable.

Seguro que habrás oído hablar de las creencias limitantes, olvídate, las creencias son órdenes estrictas para el piloto automático de tu vida: tu subconsciente. El no distingue si son limitantes o posibilitadoras, simplemente ejecuta las órdenes.  Las creencias que no utilizamos son conexiones neuronales que mueren por desuso, las que tenemos en marcha se hacen más y más fuertes. Ocupémonos pues en que el piloto automático tenga la ruta certera hacia la meta, que existe porque hemos decidido convertirnos en la persona que la alcanza.

Como  facilitadora del Método Integra de programación del subconsciente, te invito a indagar  en qué consiste. https://youtu.be/Ct5P2hpuNsA

El poder de una decisión es infinito, activa una proyecto de  ingeniería energética maravillosa que nos hace evolucionar desde lo más profundo de nuestro ser, que es desde donde se producen las mejores müttaciones.

Que la müttación te acompañe.

Un comentario en y “El poder de una decisión

  1. Hola Clara, muchas gracias por tu post. Totalmente de acuerdo con lo que dices. También me gusta mucho eso que me dices a veces de “darnos permiso”. Intento no olvidarlo. Creer es poder y también es crear, lo que crees, creas. Nuestros pensamientos son pura energía que sin a veces darnos cuenta lanzamos todos los días al Universo, no es magia, es física cuántica. Y en eso estamos unos cuantos, me consta. Ya lo dice Toni Robbins, nuestras decisiones forjan nuestro destino, sin duda, y en eso tiene mucho que ver lo que pensamos y sobre todo, aprender a darnos permiso. El cielo es el límite. Un abrazo.

Insertar un comentario

  Acepto la política de privacidad

Muy importante.- No es necesario registrarse para publicar una opinión o comentario, pero si se requiere insertar su nombre y correo electrónico para evitar el SPAM. Además, no utilizaremos los datos insertados para otros asuntos que difieran de esta publicación. En cualquier momento puede solicitar la eliminación de la misma enviando una solicitud en el Formulario de Contacto y con el mismo correo electrónico con el que ha emitido la opinión o comentario para que en un plazo máximo de 72 horas sea eliminado.

Información adicional sobre protección de datos:

  • Responsable: Clara Inés
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: clara@muttando.com.
  • Boletín Informativo: Si quieres, puedes suscribirte más abajo a mi lista de correos.
  • Información adicional: Más información en mi política de privacidad.